Blog de notengodios

Dios, yo te perdono

  Enoc Sánchez

enocsa_@hotmail.com

No profeso ninguna religión, me declaré ateo hace mucho tiempo,  pero es indiscutible, el legado artístico  de las religiones. Las catedrales,  mezquitas, pagodas, sinagogas, estupas…tanto en su parte externa como en la interna tienen elementos de artes dignos de conservar para el deleite de las generaciones futuras. Cierta vez,  en una de mis viajes por España, cuando me encontraba caminado por Barcelona, decidí entrar a la Catedral Santa María del Mar una hermosa iglesia gótica catalana. No me importaba el servicio de la misa, sólo deseaba regocijarme con las hermosas obras de creación ubicadas dentro de la iglesia. Por fortuna estaban ofreciendo la misa en español y no en el idioma de la región. Sólo atiné escuchar cuando el sacerdote desde el pulpito sermoneó:

  – Deben pedirle perdón a Dios por el pecado de la lujuria, por la gula, por las tentaciones del diablo difícil de vencer, por la poca colaboración de ustedes para el mantenimiento de este sacro monumento, por los malos pensamientos, por sus malos hábitos, por la codicia por el dinero….

  El clérigo iba a continuar con los perdones cuando un joven irreverente lo interrumpió, se paró con un megáfono  debajo de púlpito y comenzó arengar:

  – Padre, yo perdono a Dios por haberme hecho tan imperfecto: por las calamidades a las que somete a los hombres, mujeres y niños del planeta; por haberme hecho tan débil ante las sabrosas tentaciones; por no haber detenido nunca las muertes durante las guerras interminables del planeta, el crimen, la violencia y por lo tantos sufrimientos. Por eso padre…yo perdono a Dios...por favor, llévele mi mensaje

  Hubo un murmullo entre los feligreses, parecía que algunos estaban de acuerdo con el joven insolente y el hombre del púlpito sentenció:

  – Eso es una blasfema.

  El mozo algo desfachatado agarró el altavoz y expresó  convencido:

  – Padre, yo no creo en Dios, y quien no cree no puede blasfemar.

  Antes que lo fueran a echar de la casa de Dios el joven se retiró tranquilamente.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: